Menú Cerrar

Obra gráfica – Experimental

Museo de Arte Moderno 1994 – Argentina

Gestos de dolor, ojos, bocas, fragmentos de cuerpos, más bocas, ojos vacíos, brazos de niños, torsos mutilados, objetos, acaso recuerdos de la infancia, más ojos vacíos, más objetos mezclados a brazos, bicicletas, nalgas eróticas, nalgas en bicicleta, nalgas para asientos o asientos hechos de nalgas, ahora hilos, más bicicletas, nalgas, brazos y bocas, más hilos, redes, redes como trampas, redes invisibles que aprietan hasta el ahogo.
Esto que estamos describiendo podría parecerse al inventario de una escena del Apocalipsis. Sin embargo nuestra mirada solo va contemplando la íntima y hermética cronología de una vida trabajada con papel artesanal.
Ese papel que nos va entregando figuras en forma fragmentaria, unas veces como islas cortadas con violencia, unidas solidariamente por el gesto, otras veces desgarrando la imagen inconclusa en los bordes, con la secreta intención de que las contemple el espectador.
Difícil compromiso ante el escenario que tenemos frente a nuestros ojos.
Vemos imágenes en las que se mezclan como fulgurante calidoscopio, la belleza y la angustia, la melancolía, la muerte y a veces, muy pocas veces, una tenue y sutil alegría…
Mirando las cajas y sus contenidos, parece que hubiésemos entrado de sorpresa en un laboratorio interrumpiendo la tarea de un trágico hacedor de imágenes, con escenas a medio construir (o destruir) del teatro de una vida. Vida y papel.
El pasado reunido por una memoria expresada en fragmentos de papel y en espacios de tiempo fragmentado.
Dolorosa cosecha de la mirada de Mónica Christiansen sobre sus propios acontecimientos, que en definitiva son una honda reflexión sobre el hombre, su soledad y su circunstancia en el mundo.

Juan Carlos Romero-1994

Digo estas pocas palabras de mi muestra: esta obra en especial posee como títulos “solo fechas”, los buenos tiempos de la niñez, la maternidad y el haber atravesado por la década de los 70, entre otras cosas.
Estos fragmentos representados en brazos, piernas, nalgas, bocas, etc. suelen ser recortes de potencia en el triciclo, en la bicicleta , en la vida…
Otras obras representan el horror vivido en aquellos años, a tal punto que a una de ellas la destruí, por no soportar la representación.